Comercio de Menorca/Comerç de Menorca

Noticia publicada el

El alquiler turístico es beneficioso para los comerciantes de Menorca

La Asociación Empresarial de Comerciantes de Menorca – ASCOME viene defendiendo desde hace un tiempo la potenciación del alquiler turístico para favorecer la redistribución de la renta turística entre todos los menorquines y apoyar a los sectores productivos e industriales locales.

Siguiendo en esta línea presentó, durante su exposición pública, alegaciones al borrador del Anteproyecto de ley de modificación de la Ley 8/2012 relativa a la comercialización de estancias turísticas en viviendas.

Para ASCOME resulta necesario el reconocimiento del alquiler turístico de pleno derecho en la Ley del Turismo de las Illes Balears, pero sin limitaciones y requisitos que hagan en realidad imposible su incorporación al mercado turístico.

Incrementar la tipología de viviendas turísticas que se alquilan en la isla beneficiaría directamente a un gran número de sectores empresariales y empresas menorquinas turísticas, ya que es un tipo de cliente que demanda con mucha mayor asiduidad otros servicios turísticos (alquiler de vehículos, restaurantes, supermercados de alimentación,…). Además seria una fórmula fácil que podría ayudar a la diversificación y a la desestacionalización de la actividad económica.

Permitir que las viviendas de Menorca puedan alquilarse turísticamente también sería muy beneficioso para el comercio de la isla.

No se requiere de ningún tipo de inversión pública importante, ni privada, ni explotar recursos naturales, sino simplemente se trata de poner en valor lo que ya está construido. Pequeñas edificaciones en manos generalmente de particulares.

El reconocimiento del alquiler turístico en la Ley del Turismo sin ambigüedades ofrecería a los propietarios una seguridad jurídica que incentivaría las inversiones en sus viviendas ya existentes y así beneficiar indirectamente a sectores industriales y de construcción de Menorca. Ello estimularía al sector comercial con la compraventa en la isla de productos de menaje, muebles, materiales de construcción, electrodomésticos y demás equipamiento del hogar.

Al final, las rentas de estos alquileres obtenidos por los particulares y empresas revertirían sin duda en el propio territorio de Menorca y las inversiones en las viviendas que se realizasen serían ejecutadas por industriales locales, por lo que el reparto de la renta turística sería íntegro para la isla. Sin duda, la inversión que pueda suponer la adaptación de nuevas viviendas a su uso turístico sería importante y constante, mejorando indirectamente el resto de sectores económicos de Menorca incluido el comercial.